La madura esta tomando el sol en la piscina de su casa totalmente desnuda, nadie la molesta hasta que llega su hijo mayor, el joven no se sorprende al ver a su madre desnuda, no debe de ser la primera vez poque tampoco se sorprende ni tampoco tiene que ser la primera vez que la madre coja al hijo de la mano y se lo lleve a la habitación para echarle un polvazo.